David Luiz aprendió de Drogba

Noticias No hay comentarios en David Luiz aprendió de Drogba 17

Se quedaba después de los entrenamientos con el delantero de Costa de Marfil y Lampard a lanzar faltas

David Luiz contagia su entusiasmo. Quizá como central tenga carencias defensivas que quedan disimuladas por un Thiago Silva inmenso, pero el defensa brasileño tiene otras cualidades menos tangibles desde el punto de vista táctico pero muy valoradas desde el emotivo. David Luiz será el capitán de Brasil contra Alemania, él saldrá con el brazalete cedido por el sancionado Thiago Silva, nadie mejor que David Luiz para llevar la cinta negra porque responde a la perfección lo que representa esta selección brasileña, un equipo inferior a los que conquistaron las otras cinco Copas del mundo pero que avanza con el corazón.

David Luiz conoce sus limitaciones pero es osado y se reinventa en cada equipo donde le ha tocado jugar. De niño jugaba de centrocampista, de ahí que le cueste frenar ese impulso de buscar la portería contraria aunque haya perdido parte de ese toque de futbol-sala. Pero como le gusta la sensación del gol, cada día, cuando acababa el entrenamiento en el Chelsea, se quedaba con Didier Drogba o Frank Lampard practicando el lanzamiento de faltas de larga distancia.

‘Diez para las dos’

Dice que la genética le ayuda. Tiene las piernas arqueadas. “Aquí en Brasil decimos 13 h 50′, diez para las dos, que es la forma que tienen mis piernas. Es una herencia genética (dice riendo) y es lo que le da ese balanceo tan particular a la hora de lanzar faltas. Didier Drogba le enseñaba donde mirar, donde golpear la bola, como poner la cabeza, la cadera, los pies. Lampard trabajaba con él la potencia de chut y el efecto. No se cansaban de la insistencia de David Luiz, siempre dispuesto a quedarse tras el entrenamiento, lloviese o nevase. Drogba comparte con el brasileño el gusto por la música, a Lampard le entusiasma sus ganas de vivir.

Su cabellera rizada, herencia africana, y su carácter extrovertido le han convertido en el líder de todos los brasileños ahora que Neymar se pierde la Copa del mundo por lesión. Gusta su alegría y esa forma de encarar con confianza cada partido.

Primer gol contra Chile

Ante la Roja, el dolor en la espalda era tan grande que tuvo que infiltrarse. Le dijo a Scolari que jugaría hasta con una sola pierna. Salió y marcó el único gol de Brasil. Frente a Colombia, cuando Neymar provocó una falta a 30 metros de la portería colombiana, pidió el balón, sumó los pasos, balanceó su cuerpo y recordó cada instante las palabras de ‘Lamps’ y Didi. La potencia de la bola hacía de ese disparo un chut imposible de parar. Dos goles en dos partidos consecutivos.

Scolari barría hacia casa cuando decía que esos goles los marcaba Marcelinho Carioca en el Corinthians. La realidad es que David Luiz aprendió a chutar así en el Chelsea y ahora en el PSG quiere seguir creciendo al lado de Thiago Silva, posiblemente el mejor central del mundo, aprender de él a tener serenidad, a no emocionarse con el balón, aprender a leer los ataques rivales y a estudiar las habilidades del contrario.

En el fondo parte del encanto de David Luiz reside en su espontaneidad y su inconsciencia. Todo lo hace a golpe de corazón. Como correr a buscar a James Rodríguez para decirle que era un campeón. Intercambiarse la camiseta con el crack de Colombia y recibir el premio a MVP del partido con la camiseta de James girada, para que todo el mundo leyese el nombre, un reconocimiento a un gran jugador. Junto a él, Dani Alves, que le transmitió a James que le quedan muchos mundiales por jugar.

El brazalete no pesará a David Luiz. Es un tipo tan fuerte anímicamente que se crece con los retos. Y si ven que la bola queda a 30 metros de la portería no duden de quien irá a buscar la bola. Será él. Y después le enviará un mensaje a Drogba: “Gracias, hermano”.

Author

Leave a comment

Back to Top

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com