129-92: Estados Unidos demuestra que es el número uno arrollando a Serbia

Noticias No hay comentarios en 129-92: Estados Unidos demuestra que es el número uno arrollando a Serbia 4

Durante unos minutos, concretamente cuatro más diez segundos, el mundo ha pensado que Serbia podía subirse a las barbas de Estados Unidos. O que al menos la final entre David y Goliath iba a ser mucho más incierta de lo previsto. Ha sido una ilusión pasajera, pues el equipo dirigido por Mike Krzyzewski ha puesto rápidamente las cosas en su sitio para acabar imponiéndose con una autoridad insultante por 129-92. Estados Unidos revalida de esta forma el título logrado hace cuatro años en Turquía y se consolida como la potencia número uno del mundo en este deporte.

Con su victoria los americanos no sólo se han colgado la medalla de oro, han recuperado también la ventaja que tenían hasta hace quince años sobre el basket del resto del mundo y que se había ido acortando en la última década. Tras sus reveses en su propio Mundial (Indianapolis 2002) y los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004, USA Basketball decidió cambiar el chip de su selección, otorgándole las riendas a Mike Krzyzewski con el objetivo que aplicara los valores de disciplina, sacrificio y trabajo de equipo adquiridos en su etapa como jugador y entrenador de la academia militar de West Point y que después trasladó a la universidad de Duke.

En su primer campeonato al frente del equipo, el Mundial de Japón 2006, Krzyzewski no logró su objetivo, pues su equipo tropezó en semifinales con Grecia (95-101) y España acabó aprovechando el regalo para hacer historia superando a los helenos dos días después en la gran final y colgándose el oro.

Pero a partir de ahí USA ya no hizo más concesiones. Apoyado en un mayor compromiso de las grandes estrellas NBA, capaces ahora sí de aparcar sus egos, Estados Unidos retomó el camino del éxito para colgarse el oro en los Juegos de Pekín 2008 y Londres 2012 y en el Mundial de Turquía 2010.

La diferencia es que ahora ha dado un paso más. En las dos citas olímpicas España exigió el máximo a los americanos y en Turquía el anfitrión mantuvo una digna resistencia (64-81). En este Mundial Estados Unidos ha vuelto a marcar diferencias, mostrándose a años luz de sus rivales a pesar de presentarse con un equipo sin varias de las estrellas con las que se contaba inicialmente. Nunca sabremos que había pasado si la selección española no hubiera patinado en cuartos frente a Francia, pero la verdad es que el equipo de Krzyzewski ha mostrado una solidez, una concentración y una actitud que ha compensado con creces su posible menor calidad respeto a anteriores versiones.

Para ganar a este equipo de Estados Unidos hay que hacerlo perfecto y eso ha sido lo que ha permitido a Serbia colocar un sorprendente 7-15 tras los primeros 4:10. Los de Djordjevic han convertido sus cinco primeros tiros, tres de ellos mates. Pero ahí ha despertado la bestia, que ha dado un golpe en la mesa con un parcial de 15-0 que ha incluido seis puntos seguidos de Harden y otros siete seguidos de Irving. Con cinco triples sin fallo en el primer cuarto, los americanos han llegado al final del primer cuarto con el partido encauzado (35-21) y lo han acabado de sentenciar en el segundo, de nuevo con Irving y Harden como tocados por una varita mágica. Tras el 67-41 del descanso, la segunda mitad ha sido un escaparate para el lucimiento de unos y otros pero sin la menor emoción.

Ficha técnica:

129- Estados Unidos (35+32+38+24): Irving (26), Curry (10), Harden (23), Faried (12) y Davis (7) -cinco inicial-; Rose, Thompson (12), Cousins (11), DeRozan (10), Gay (11), Drummond (6) y Plumlee (1).

92 – Serbia (21+20+26+25): Teodosic (10), Kalinic (18), Markovic (3), N. Bjelica (18) y Raduljica (9) -quinteto inicial- Jovic (6), Krstic (4), Bircevic, Bogdanovic (15), Simonovic, Katic (2) y Stimac (7).

Árbitros: Stephen Seibel (CAN), Eddie Viator (FRA) y Borys Ryzhyk (UKR). Bjelica fue eliminado por cinco personales (min.35).

Incidencias: Partido correspondiente a la gran final de la Copa del Mundo, disputado en el Palacio de Deportes de Madrid, ante 13.673 espectadores. Lleno. Durante la final se oyeron gritos de “Orenga dimisión”. El rey Felipe VI presidió la final.

Author

Leave a comment

Back to Top

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com